Breaking News
Home » Nutrición » Pautas dietéticas en úlceras de estómago

Pautas dietéticas en úlceras de estómago

4Una úlcera o ulcus es una lesión de la piel o membrana mucosa, con forma de un cráter, al perderse parte del tejido, y con escasa o nula tendencia a la cicatrización.

Una úlcera péptica es una lesión erosiva crónica del revestimiento del estómago o el duodeno (la primera parte del intestino delgado). Las úlceras pueden afectar tanto a las mujeres como a los hombres, sin importar su edad.

¿Qué pautas alimenticias debemos seguir para mejorar?

Llevar a cabo una alimentación lo más variada posible, excluyendo tan solo temporalmente aquellos alimentos que crean molestias y los que aumentan la acidez o irritan la mucosa gástrica. No limitar la dieta más de lo necesario.
Son aconsejables las comidas frecuentes y en pequeñas cantidades, se debe comer despacio, sin prisas y masticando bien la comida.
Excluir los alimentos muy salados o condimentados, los cítricos y las conservas en escabeche. Preferir alimentos jugosos que apenas precisan grasa ni cocción prolongada.
No tomar bebidas gaseadas, ni consumir cantidades excesivas de azúcar. Evitar los alimentos muy calientes o muy fríos ya que provocan irritación. No comer alimentos sólidos o líquidos justo antes de ir a la cama, dejar pasar al menos dos horas.
Incluir progresivamente alimentos nuevos hasta llegar a una alimentación normal (fase de estado) y de acuerdo a las indicaciones de dieta equilibrada.

El papel de la dieta

Excluir temporalmente los alimentos ricos en fibra (verduras y legumbres cocinadas enteras, cereales integrales, frutos secos y frutas secas).

Sustituir el café, el descafeinado y el té (estimulan la secrección gástrica) por infusiones suaves (romero, salvia, manzanilla, tila, etc.)

Existen alimentos que pueden agravar una úlcera: las salsas de carácter ácido (como la de tomate), las frutas ácidas y sus zumos, los caldos de concentrados de carne, los cereales de grano entero, las carnes que sean de tipo fibroso, las frutas, verduras y hortalizas que estén crudas, los embutidos, los pescados grasos, marisco, alcohol, té, café, las especies, el chocolate, y en general los alimentos que estén elaborados con mucha sal o mucho azúcar.

Sin embargo recomendaremos que se tomen leche y sus derivados, aunque mejor productos descremados o semi y sin sal; huevos que estén pasados por agua o en tortilla; las carnes si son magras y no llevan grasa, así como el jamón york. Los cereales se pueden tomar sobretodo hervidos (arroz, pasta, pan…). No tomar demasiadas legumbres y preferiblemente sin piel y en puré. Las frutas se recomiendan hervidas o al horno, aunque de estas se puede tomar crudas las que no producen gases que son fundamentalmente manzana, pera, melón y sandía. Las verduras están recomendadas salvo las flatulentas (col, coliflor, repollo, alcachofas, nabos, cebolla y las que se digieren con dificultad como pimiento, pepino) se deben tomar al principio en forma de puré y después recordar que se tienen que masticar mucho, y preferiblemente en forma hervida. El aceite mejor que sea de oliva, y utilizaremos el de 0,4 que es más suave. Las elaboraciones deben ser lo más simples posibles y en cuanto a bebidas no es recomendable beber nada que posea gas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según su navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información >